Los Stars en la tormenta – Campeonato de Europa en Flensburg

El Campeonato de Europa de la Clase Star se ha disputado recientemente en aguas del puerto báltico alemán de Flensburgo, donde compitieron setenta barcos de una quincena de países.

Tras cinco pruebas se impuso en veterano campeón estadounidense de origen cubano Agustín “Augie” Díaz, con su tripulante de los últimos años en brasileño Bruno Parada. Segundos clasificados fueron los brasileños Lars Grael y Samuel Gonçalves, los terceros fueron los irlandeses Peter y Robert O´Leary, ganadores de la dura cuarta prueba en la que entró un chubasco con vientos de unos 40 nudos, lo que extendió en terror a los largo de la flota.


Cuando entró el chubasco la prueba estaba próxima e terminar y el Comité de Regatas decidió mantener la competición, a pesar de las dificultades por las que pasaba la flota que, en su mayoría, optó por abandonar. Estos momentos nos proporcionaron algunas imágenes espectaculares que ilustran esta entrada, en algunas de ellas se puede ver como los Stars navegan en demanda del puerto a un travesito, con la enorme mayor muy abierta en el tercio superior de su baluma, lo que se consigue largando del todo la trapa; de esta manera la vela vacía casi todo el viento que recibe, proporciona buena velocidad, fácil control y un navegar cómodo, teniendo en cuanta las circunstancias.

La Clase Star es la más veterana de las monotipo que existen, sus orígenes se remontas a principios del siglo XX, se trata de un quillado para dos tripulantes diseñado en el año 1910 por Francis Sweisguth con casco de aristas y líneas de aguan que han resultado casi perfectas desde su origen. El aparejo actual, que mezcla un foque esbelto y una mayor descomunal, es el tercero que luce el barco y lo hace desde la segunda década del pasado siglo.

Los barcos actuales de construyen en sándwich, aún navegan algunas elegante unidades de madera, pero no existe división de barcos clásicos.
El Star ha sido el bando de pruebas que más aportaciones al avance de la técnica de la vela, las regatas y los materiales, además ha sido y es un excelente barco para formar regatistas, dadas las exigencia técnicas y tácticas que comporta un barco tan extremo y un clase tan competida. Durante décadas ha formado parte de la Regata Olímpica desde Los Juegos de Los Ángeles de 1932 hasta los de Londres d 2012, a excepción de los de Motreal de 1976, cuando la entondes IYRU se empeñó en sustituirlo por el Tempest, un diseño de Ian Proctor, el de los palos de aluminio, se trataba de un quillado de dos tripulantes con trapecio y espí que resultó ser toda una castaña. Con su salida de la Vela Olímpica esta se ha quedado sin prácticamente ningún puesto para regatistas con cierta veteranía, además de un barco donde seguir evolucionando la técnica y la táctica.

Con 6.92 metros de eslora, 1,73 de manga y 617 kilos de peso de los cuales 401.5 son el lastre y un delgado mástil de casi 10 metros de altura, cuenta con 20.50 metros cuadrados de mayor a los que se suman 6 metros cuadrados más del foque, lo que resulta una cantidad de vela totalmente desorbitada, por lo que se requiere una tripulación “consistente”, que mejor esté por encima de los 200 kilos de peso en seco, que debajo, especialmente el tripulante que tiene que suplir las carencias corporales que pueda presentar el patrón.

El mejor starista español ha sido, sin duda, Toño Gorostegui, dos veces Campeón de Mundo y una de Europa de la Clase, con Josele Doreste de tripulante. Es de destacar que Augie Díaz, vencedor de este Europeo, cayó recientemente en el Mundial Máster de Snipe, disputado en Vilamoura, Portugal, ante dos tripulaciones españolas patroneadas por Damián Borras y Fernando Rita, ambos staristas también.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies