Previa del Mundial de Etchells en Brisbane, Australia

En unos días se iniciará el Campeonato del mundo de Etchells 22 organizado por el Royal Queensland Yacht Squadron de Brisbane, Australia. Como aperitivo el mencionado club ha organizado una regata previa en la que participan hasta 73 barcos.

La segunda prueba resultó algo movidita, con bastante viento y mar en consonancia, el resultado es que solamente terminaron 28 barcos más o menos enteros. Quien más quien menos pasó algún que otro susto o se atizó una buena galleta en las popas e, incluso rompió palo o velas.

El Etchells 22 es un quillado de tres o cuatro tripulantes que compitió con el Soling para sustituir al Dragón después de los Juegos de Kiel 72. Ganó la inmensa mayoría de las pruebas organizadas para evaluar a los diferentes candidatos pero el Comité de Sabios reunido al efecto decidió dar el entorchado olímpico al Soling, más ligero, pequeño y manejable en carretera; cabe recordar que los coches de finales de los años 60 y principios de los 70 del pasado siglo no disponía de motores demasiado competentes como para remolcar un conjunto de 2.5 Tm más o menos (el Soling desplaza quinientos quilos menos que el Etchells).

La mencionada prueba del ventarrón la ganaría el histórico y laureado patrón John Bertrand, quien fuera finista olímpico por Australia en Monreal 76, donde ganó el Bronce y patrón del Austrália II ganador de la Copa América en 1983, además de haber ganado el Mundial de Etchells en los años 2010 y 2016.

Lo cierto es que el Dragón se recuperó muy bien de su pérdida del status olímpico y la Clase goza de extraordinaria salud y el Etchells ha obtenido un gran éxito, de tal manera que cientos de barcos regatean en diferentes países del mundo, especialmente Estados Unidos, Canadá Austrália y Reino Unido. Mientras tanto el Soling, que sufrió una severa crisis al dejar de ser Clase Olímpica, mantiene una ligera recuperación en los últimos años, especialmente en Europa.

Diseño de Edwood Widmer Etchells, (discípulo de Stephens, campeón del mundo de Star y constructor de los mejores barcos de esta clase en las décadas de los 50 a 70), de 9,30 metros de eslora y 2,10 de manga, construido en fibra de vidrio con un peso mínimo de 1.508 Kgr, dispone de 25.10 m2 de superficie de vela en ceñida y un generoso espinaquer de 37 metros cuadrados. Es un excelente barco, veloz y marinero.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies